Cómo organizar una boda al aire libre espectacular

Boda al aire libre

Aunque siempre ha sido una opción elegida por muchas parejas, las bodas al aire libre viven un nuevo momento de esplendor a raíz de la pandemia por el coronavirus, que ha hecho valorar aún más los espacios al aire libre y, además, ha permitido seguir celebrando enlaces matrimoniales con mayores garantías sanitarias.

En todo caso, con o sin pandemia, celebrar una boda al aire libre es una oportunidad maravillosa de vivir una fiesta de amor en contacto con la naturaleza.

Boda al aire libre (religiosa o civil)

Tanto si vas a celebrar una boda civil al aire libre, como si tu elección es una boda religiosa al aire libre, hay que tener en cuenta que es un poco más complicada de organizar que una boda en un lugar cerrado y preparado para ello como puede ser un salón de bodas, un palacete, o un hotel de los de toda la vida. Por eso, te conviene conocer algunos consejos para que la tarea sea algo más sencilla.

  1. Elige bien la fecha

A nadie le gusta casarse con lluvia, pero si estamos hablando de una boda al aire libre, tener en cuenta la meteorología es más importante que nunca, porque la lluvia, el frío o un calor excesivo, puede amargar la fiesta a cualquier pareja y sus invitados.

El momento perfecto para casarte al aire libre es la primavera o el otoño, cuando el tiempo es más suave y, salvo casos extremos, aunque posibles, ni el frío, ni el calor ni una alta probabilidad de lluvia serán una gran amenaza.

  1. Elige bien el lugar

Todas las parejas deben estar seguras de que se van a casar en el lugar de sus sueños. Puede ser una villa, una finca, un bosque, una cala o una boda en la playa… hay muchas opciones de matrimonios al aire libre.

La clave será escoger ese lugar especial que más se amolde a vuestros gustos y tener en cuenta algunos detalles logísticos como la posibilidad de celebrar un correcta ceremonia, el acceso de catering para un posible catering, la accesibilidad de los invitados, si el lugar está preparado tecnológicamente para asegurar, por ejemplo, una correcta iluminación, si es suficientemente amplio como para poner las mesas que necesitamos para acomodar a nuestros invitados…

  1. Tener un Plan B

Ya te hemos comentado que la primavera y el otoño son las mejores épocas del año para organizar una boda al aire libre. Pero como la meteorología es caprichosa y es prácticamente imposible proveerla con el tiempo que requiere organizar una boda, necesitamos tener un plan B a cubierto por si la lluvia hiciera acto de presencia.

  1. No olvides la comida

Aunque la naturaleza alimenta el cuerpo y la mente, tus invitados van a necesitar beber y comer en tu boda, por lo que es un factor que debes tener bien organizado, especialmente si el lugar que has escogido no dispone de cocinas o de un catering propio.

En las bodas al aire libre podrás elegir si celebras un cóctel o un banquete y suele tenerse en cuenta por dónde sale y se pone el sol, de modo que podáis celebrar la comilona en un lugar dónde el sol no moleste a tus invitados.

  1. Regalos para el aire libre

Los regalos que vas a dar a tus invitados también deben estar adaptados al casarte al aire libre. En este tipo de bodas se estila mucho dar abanicos y sombreros de paja si es una boda en tiempos más cálidos, una boda bohemia o chales si son tiempos más fresquitos. Tus invitadas con tacón también agradecerán que les obsequies con cubre tacones para que, llegado el caso, anden más cómodamente sobre el césped.

Las fincas para el evento

Al hablar de boda al aire libre quizás tu mente se ha trasladado a una playa, un bosque, la montaña… Aunque son opciones posibles, debes saber que ya existen multitud de fincas que ofrecen un espacio natural al aire libre pero gestionado de forma privada, de modo que ya disponen de una infraestructura que nos ayudará mucho a organizar la boda, ya que tiene mobiliario, cocina, camareros y hasta un plan b cerrado por si las moscas.

Altares para el evento

No hay boda sin altar para los novios. En el caso de las bodas al aire libre, debes tener en cuenta el lugar que has escogido, porque no es lo mismo decorar un altar en la playa que uno en un bosque.

Para montar un altar, lo más recurrido es la madera para formar un arco que, después, será decorado con flores, hiedras, luces o tules. Si es una boda en la playa te recomendamos flores blancas, si es un jardín, puedes jugar con más colores.

Y hablando de colores, siempre es mejor optar por colores naturales. El blanco, naranja, los verdes y azules son los que mejor funcionan en este tipo de bodas.

Cómo decorar una boda al aire libre

Lo bueno de una boda al aire libre es que la naturaleza ya formará parte de la decoración de la misma. Debes aprovechar los elementos naturales del escenario que hayas elegido, ya sea arena, mar, rocas, un jardín, árboles…

Las sillas de los invitados durante la ceremonia deberán ir en consonancia con los tonos florales que hayas elegido para tu altar.

La madera es un elemento natural que nunca falta en las bodas al aire libre, y con ella suelen colocarse sofás, mesas para los regalos…

Las guirnaldas, bombillas y cintas son espectaculares si te casas en un entorno natural con árboles a los que agarrarlas.

Y no olvides colocar las iniciales de los novios en madera o en corcho para que los invitados puedan hacerse fotos.

¿Ya tienes más claro cómo empezar a organizar tu boda al aire libre?