¿Cómo vestir para una boda?

cómo vestir para una boda

Habitualmente se considera que los novios tienen todas las preocupaciones, dudas y cosas por resolver a la hora de organizar una ceremonia de boda. Sin embargo, también a los invitados, en el momento de recibir la comunicación para asistir al evento, la primera que se plantea es ¿qué me pongo?.

Así que aquí encontrarás la guía perfecta para saber cómo vestir para una boda o todo sobre el vestido de novia..

Se trata de una cuestión sobre la que se preguntan tanto mujeres como hombres. A partir de recibir la invitación, son días, semanas, de visitas a tiendas, consultas a webs de moda online, hasta dar con el modelo perfecto. Se busca un vestido o un traje que se adapte a la temática de la boda, que no destaque frente a los novios y que además les permita disfrutar de la celebración cómodamente y aguantar las largas horas de fiesta.

Seguro que más de uno de los que está leyendo este artículo se ha hecho estas preguntas ¿Cómo vestir para una boda civil informal?, ¿cómo vestir para una boda de día?, ¿cómo vestir a una boda de noche? o ¿cómo vestir para una boda de tarde?. Aunque también hay preguntas que se plantean y con muchas dudas, por cierto, ¿cómo vestir para una boda un hombre?, ¿cómo vestir para una boda una mujer? ¿Y los niños?. Las respuestas a éstas y otras cuestiones a continuación.

Cómo Vestirse para una Boda: 5 reglas básicas

Las bodas tienen su propio protocolo de vestuario así que hay que seguir una serie de reglas básicas a la hora de elegir el vestido. Se considera que hay cinco cuestiones a tener en cuenta para acertar y también para que los novios se sientan cómodos.

  • Invitación. Hay que prestar atención a los detalles de la invitación de boda, en ella podemos tener información muy importante que condicionará la elección. Una de ellas es el código de etiqueta que piden los novios. Ellos saben qué celebración quieren tener y quizás pongan en esa invitación pautas de cómo será la boda, si formal, casual o de etiqueta. Si no indica concretamente nada, observa la invitación, si es informal o si es formal.
  • Lugar de celebración. No es lo mismo que la boda sea religiosa que sea por lo civil. No se puede ir a una boda religiosa con escotes pronunciados. En las bodas civiles sí que se permiten más licencias. Puede que los novios hayan escogido celebrar una boda en la playa o en el campo, seguro que tú no irías vestida igual a la playa que al monte, así que ahí tienes otras claves, por ejemplo en las playas no se recomienda ir con un vestido largo puesto que irías arrastrando toda la arena a tu paso. Al igual que al monte no te pondrías un vestido que requiriese de unos tacones de aguja porque sería incomodísimo el caminar entre la tierra y piedras con ellos.
  • Horario de la boda. No es lo mismo para el protocolo de una boda el que el horario de la celebración sea de mañana o de noche. Si es de mañana se opta por vestidos más cortos o midi, ya para la noche se permiten más largos. Incluso ese horario puede condicionar el color del vestido, mucho brillante para el día no es aconsejable puesto que escandilarías demasiado, las lentejuelas mejor dejarlas para una boda tarde-noche. Este aspecto también pondría influir en el precio del vestido. Los vestidos de noche suelen ser más caros que los de día, y también podría ser que el vestido te lo pudieses ahorrar de los gastos porque muchas veces hay un traje comodín que podemos utilizar de diario o en un evento. Así podríamos adaptarlo con los complementos, como un tocado o pamela, unos zapatos, un bolso o unas joyas especiales para la ocasión.
  • Estación del año. Según la época en la que estemos tendrás que escoger vestidos con unas telas u otras, por ejemplo, en primavera podrás empezar a utilizar tejidos de gasa, vaporosos, además con estampados floreados se permitiría. En el caso del invierno necesitas telas que te abriguen, te protejan, puesto que es una época del año en el que las lluvias pueden hacer acto de presencia y si no el frío también va a ser la tónica.
  • Colores. La elección del color tiene sus propias peculiaridades. Hay una regla fundamental que hay que seguir sí o sí en cualquier época del año, en cualquier estación, en cualquier lugar de celebración, etc… Nunca, nunca, una invitada debe ir vestida de blanco y hacer sombra a la novia. Es la clave fundamental para acertar de lleno. Hay otro color, el negro, que tampoco se recomienda. En nuestra cultura se asocia con luto y la boda simboliza todo lo contrario. Sin embargo, en los últimos tiempos comienza a darse una licencia para vestir de negro, sobre todo si la boda es de noche.

Para mujer

  1.  Lo más importante es recordar que la boda, es el día más especial de los novios, así que lo primero que hay que hacer para elegir el vestido es tenerlo en cuenta para no incomodarlos. Ellos a pesar de estar con todos los nervios y pendiente de los detalles, si hay algo que no cuadra, les puede hacer sentir mal en su día.
  2. A la hora de escoger el vestido de la mujer, hay que tener en cuenta que no es una pasarela de alta costura. Quizás lo que en una pasarela es lo más no lo es en una boda que tiene su propio código de vestimenta. Lo que se recomienda es alejarse de escotes pronunciados tanto en la espalda como en el pecho. Hay expertos que aseguran que cuanto menos piel se vea,  más elegancia tiene la mujer. La regla del menos es más.
  3. No optes por vestidos muy ceñidos ni transparentes. Hay vestidos que pueden parecer una segunda piel y de tan pegados que son pueden resultar incómodos. Esos vestidos son fantásticos para ir de fiesta cualquier día pero no para una boda.
  4. El tamaño del vestido también importa. Si en las recomendaciones de los novios hablan que las mujeres deben ir de corto, eso no supone que se tenga que llevar un vestido que cubra sólo las nalgas, los códigos de vestimenta de las celebraciones hablan que un vestido corto para una ceremonia el largo tiene que ser tres o cuatro dedos por encima de la rodilla.
  5. Y al igual que en las reglas básicas, las mujeres tienen que tener en cuenta con los colores que se escogen. Insistimos especialmente en que no se opte por blanco pero tampoco con cualquier color que pudiese relacionarse como el marfil o beige, puesto que muchos trajes de novia ya están confeccionados con estos colores que se alejan del blanco impoluto.

Y ante cualquier duda, seguro que la novia podrá contestar con mucho gusto a vuestras preocupaciones en cuanto a la elección del vestido. Al final todos quieren lo mismo, que salga todo lo mejor posible.

Para hombre

Los invitados masculinos pueden tener algunas licencias especiales a la hora de escoger su traje para la boda.

  1. Lo habitual es optar por un traje chaqueta pantalón del mismo color. Entre la gama más habitual y acierto seguro están los azules en toda una variedad cromática que podría ir desde los colores más claros si la ceremonia es de mañana a los más oscuros si es de noche.
  2. Aléjate de estampados extravagantes, esos al igual que en el caso de las mujeres, son perfectos para salir a la calle o para vestir en el día a día pero deberías evitarlos para acudir a una boda. Así solo ganarás más protagonismo que los novios y no es lo que se persigue.
  3. Las corbatas. La etiqueta recomienda vestir con corbata, sobre todo en el momento de la ceremonia y del convite. Ya en el momento de la fiesta podrías quitártela y estar más cómodo. Aquí en las corbatas sí que se puede ser más arriesgado optar por pequeños detalles en el estampado en el que puedas marcar tu personalidad. También se puede optar por vestir con pajarita, también se reconoce como una seña de identidad.
  4. La chaqueta debe estar abotonada. Es un signo de formalidad. Así que si quieres aprovechar algún traje que tengas en tu armario, pruébalo antes no vaya a ser que con el paso del tiempo, algún botón no termine de abrochar.
  5. La camisa debe ser de manga larga y los puños deben sobresalir ligeramente por la manga de la chaqueta. Y el largo del pantalón debe ser hasta la mitad del talón para ser correcto.
  6. En cuanto a los zapatos opta mejor por un zapato de piel. No están permitidos (salvo que el dress code de la boda lo indique) las zapatillas por muy casual que sean. Busca un zapato de vestir que combine en colores con el traje que lleves.
  7. Un pañuelo en la solapa se asocia a un signo de distinción. Este detalle muchas veces se opta al igual que la corbata por combinarla en colores con tu acompañante a la celebración.

Cómo vestir para una boda según el tipo de celebración

Desde el momento que nos inviten a una ceremonia o que la organicemos nosotros hay que tener en cuenta cómo vestir. Hay una serie de reglas de etiqueta y protocolo a tener en cuenta para compaginar con la libre elección en función de los gustos de cada uno.

Boda civil

  • Para hombre:

En la boda civil hay más licencias respecto a una ceremonia religiosa. Opta por trajes de telas más ligeras y en los colores también la gama está más abierta, colores claros en beige, en azules claros. Y también en las bodas civiles opta por una corbata que puede tener un estampado más desenfadado. Marca tu personalidad en este día tan especial

  • Para mujer:

En el caso de las mujeres también se presta a que la novia no tenga que seguir la etiqueta clásica de las bodas por la iglesia. Los trajes pueden ser más atrevidos, más ceñidos y sobre todo la novia por lo civil puede optar por toda la gama de colores, blancos, beige pero también arriesgar y ponerse un azul klein, un fucsia, un rojo. Los accesorios deben de ser sencillos para este tipo de evento.

Boda informal

  • Para hombre:

En este caso podría ser ideal que el novio se vistiese en función de la temática escogida para esta boda informal por ejemplo una boda ibicenca. Si por ejemplo fuese de temática medieval, podría ir vestido de caballero, si es una boda en la playa, al novio también se le permite ir de blanco.

  • Para mujer:

La mujer podría escoger cualquier vestido para este tipo de bodas. Si es una boda con temática adaptarse a ella. Si no hay un tema definido, toda la personalidad de la novia puede quedar plasmado en el vestido escogido para este día. Incluso por qué no aprovechar para casarse con un traje y chaqueta y salir de lo clásico que se espera.

Boda de día

  • Para hombre:

La recomendación a la hora de vestir para un hombre en una boda de día es buscar principalmente un tejido de lana fría, que sea fresco para poder aguantar en caso de que haga sol y calor. Porque a pesar de las temperaturas lo ideal es que el hombre vaya con el traje completo al menos en la ceremonia. Un traje que estará compuesto por chaqueta, pantalón, chaleco y corbata

  • Para mujer:

La mujer optará por telas más ligeras, gasas, encajes… Se recomienda también que la estructura del vestido no sea pomposo y que se asemeje más a un patrón sirena. Optar por las líneas rectas y cómodas para aguantar toda la jornada de celebración. En este tipo de bodas los colores más tradicionales para la novia son los que mandan, blanco, blanco roto, beige… El resto de invitadas podrán optar por colores más alegres pero también tonos nude en caso de una boda de otoño o invierno. Cualquiera menos el negro. De tamaño optar por el largo midi tipo cóctel. Y para rematar el look como complemento una buena pamela para aguantar el sol y de zapatos se puede optar por unas sandalias.

Boda de tarde

  • Para hombre:

En este caso los colores ya tiran más hacia oscuros, azul marino o gris marengo son muy buenas opciones. Todos excepto el negro. En esta ocasión incluso el hombre podría optar por el chaqué para este tipo de celebraciones más elegantes. Las telas pueden ser más gruesas para que abriguen cuando cae la noche.

  • Para mujer:

Aquí ya los vestidos de la mujer pueden estar llenos de lentejuelas, de brillos, de dorados y plateados. La tarde-noche se presta a brillar y lucir exageradamente. En el caso de las novias los vestidos pueden ser con más volumen, con volantes, vestidos que necesiten de un can can. En la tarde noche se opta más por el largo que por vestidos midi o cortos.

Cómo vestir a un niño/a para una boda

  • Para niño:

Habría que tener en cuenta una cosa a la hora de elegir el vestuario de los niños. Esto es si es un paje o acudirá como cualquier invitado. En el primer caso, habría que vestirlo conjuntado con la temática y también con los tonos de la decoración que se haya puesto para la ceremonia. Si es de día optar por colores claros y si es de noche por los más oscuros. Es de destacar utilizar colores lisos y sin estridencias en estampados para que no destaquen más que los novios. Si los niños son invitados se puede buscar vestuarios a juego con los padres. Hay que tener en cuenta que la ropa les ayude a estar cómodos y poder jugar horas y horas.

  • Para niñas:

En el caso de las niñas, lo habitual es que vayan con un vestido corto. Al igual que los niños si son pajes irán en tonos claros, a juego con las flores que lleve la novia en su ramos de novia. Serán vestidos de inspiración princesas con tejidos vaporosos. Si son invitadas también lo más ideal es que vayan con un vestido especial y de tocado podrían llevar una corona de flores.

Para una boda en otoño

  • Para hombre:

En la boda en otoño el hombre también debe tener en cuenta las tonalidades. Optar por azules y grises. También es opcional que los invitados pudiesen lucir una chaqueta y un pantalón con diferente estampado o diferente tonalidad, aunque siempre tendrá que hacerlo en la misma gama cromática. El pantalón que sea un chino y la camisa es recomendable que sea blanca o en tonos claros ya que los trajes tendrán tonos más oscuros.

  • Para mujer:

En el caso de las mujeres pueden seguir la tendencia de primavera y verano, todavía el tiempo acompaña. Lo único a tener en cuenta tendría que ser los colores y buscar tonos más otoñales. También para adaptarlos podríamos añadir una chaqueta o un chal en caso de que haya aire fresco y así podemos aprovechar un traje para varias épocas. En esta época estaría bien el incorporar un mono o jumpsuit a la variedad de vestuarios que podemos ver en una boda.