Bodas de Oro, todo sobre el 50 aniversario de bodas

aniversario de bodas de oro 50 años de casados

Las bodas de oro son, muy a menudo, un acontecimiento que pocos se resisten a celebrar. No es de extrañar, dado que cumplir medio siglo de casados no es un hecho habitual. Supone, prácticamente, casi una vida en común. Es por ello que la ceremonia de las bodas de oro cuentan con ciertos ritos especiales que vienen a remarcar la singularidad de esa celebración. En este artículo te descubrimos todo lo que deberéis tener en cuenta para celebrar vuestros 50 años, los años de las bodas de oro, de manera inolvidable.

Bodas de Oro ¿qué se celebra en este aniversario?

Lo que se celebra es bien conocido por todos: 50 años de casados. Un número, sí, pero que significa muchísimas cosas. Entre ellas, un amor o un afecto duradero y la superación en pareja de todos los retos que la vida ha puesto ante ellos. Y, muy habitualmente, la consolidación y éxito de un proyecto en común, ya sea de convivencia o familiar. Circunstancias todas ellas que hubieran sido imposible sin valores como el respeto, la confianza y la fidelidad. En este sentido, las bodas de oro vienen a simbolizar la renovación de una unión matrimonial sólida y feliz.

También te puede interesar: bodas de plata.

Y cómo no, también se celebra lo que esa unión ha traído al mundo. Es decir, la familia. Y es que pocas cosas tan emotivas como el celebrarlas rodeados de hijos y nietos. De hecho, como veremos más adelante, las referencias al ámbito familiar son muy oportunas a la hora de organizar unas bodas de oro, determinar la decoración o hacer regalos.

Ideas para celebrar el aniversario

A pesar de que las bodas de oro presentan algunos ritos especiales, la celebración no está tan pautada como en una boda convencional. En este sentido, lo que importa es que el aniversario de boda se lleve a cabo de la manera más especial posible. Y de acuerdo con los deseos de los cónyuges. Sin embargo, existen ideas originales que pueden hacer de la renovación de esta unión algo todavía más especial.

Por lo general, como veremos más adelante, uno de los hilos conductores de las bodas de oro es el tiempo. No sólo la duración de la relación que se celebra. También la idea de renovación; de que, pese a los años transcurridos, el amor sigue intacto. De ahí que muchos de los detalles, tanto de decoración como de regalos, jueguen con la idea de la renovación anteriormente mencionada. Un hecho que propicia que muchos de los planes en los que se encuadra una fiesta de bodas de oro hagan alusión a los lugares que sirvieron de escenario al enlace original.

Las flores

Aunque, como hemos dicho anteriormente, las bodas de oro no están sujetas a un protocolo rígido, sí existe cierta tradición. En ella se insertan, por ejemplo, las flores. Y es que cada flor posee un simbolismo definido que se adecúa a lo que queremos celebrar. Las más habituales en unas bodas de oro son las siguientes:

  • Violetas: Tradicionalmente el color violeta representa la humildad, la dedicación y la fidelidad. Valores que, de alguna u otra manera, están detrás de una relación matrimonial duradera.
  • Rosas amarillas: El color amarillo, por su similitud con el dorado del oro, es uno de los colores estrella de estas celebraciones. Por este motivo, el recurrir a rosas amarillas para celebrar unas bodas de oro es siempre una opción tradicional y adecuada.

La renovación de votos

La renovación de votos de boda puede realizarse de una manera familiar e informal. A menudo, cada cónyuge suele preparar un discurso en el que se pongan en valor todos aquellos hitos que han marcado la convivencia matrimonial. Esta ceremonia suele hacerse en una ceremonia muy familiar y privada. No son necesarios, en este sentido, los públicos amplios y nutridos que definen las bodas convencionales.

La renovación de votos también puede ir acompañada por actos simbólicos que aluden, de nuevo, a la vida y a la renovación. O también remiten a ritos propios de las bodas convencionales. Entre ellos encontramos:

  • Plantar un árbol: Con obvias referencias a la generación de vida que simboliza el proyecto familiar.
  • Ceremonia de la luz:También frecuente en bodas ordinarias. Consiste en que cada cónyuge prende una vela y a continuación, entre ambos, encienden una mayor. Simboliza el inicio de una vida en común.
  • Unión de las manos: También denominado handfasting. De origen celta, este rito consiste en el entrelazado de las manos de los contrayentes por un hilo o pequeña cuerda. Esta ha de formar el signo de un ocho, símbolo del infinito. Y, por tanto, de la eternidad de la unión.
  • Ceremonia del agua: Se basa en que cada cónyuge vacía un recipiente de agua en un recipiente mayor con polvo de colores. La mezcla simboliza la unión indisoluble de los contrayentes.

Traje de novia y de novio

Los trajes y vestidos se pueden usar de manera muy emotiva. Y es que es posible usar o reutilizar el vestido o traje y alguno de sus componentes. De este modo, la idea de renovación del amor que subyace en las bodas de oro quedará mejor subrayado. En este sentido, se puede recurrir a las siguientes ideas:

  • Vestido de novia: Si se conserva el vestido en buen estado, es posible encargar la confección de un nuevo vestido con la tela.
  • Traje de novio: En el caso de los trajes, resulta más complicada su reutilización. Pero sí pueden llevarse de nuevo algunos elementos de la primera boda, como los gemelos o la corbata. Y, por qué no, los zapatos (si estos están en buen estado).

El book de fotos

Uno de los aspectos que da más juego en unas bodas de oro. Especialmente porque pueden realizarse interesantes books que jueguen con el antes y el después. Es decir, con las fotos que se realizaron en su día en la boda convencional y las que se han tomado durante las bodas de oro. Realizando un buen montaje puede reflejarse el paso del tiempo y la felicidad conyugal de un modo entrañable y emotivo.

Por ejemplo, siempre es una buena idea que el book de fotos de las bodas de oro recree las fotos del primer book. De este modo se obtiene la sensación de que el amor 50 años después sigue siendo el mismo que el del primer día.

Alianzas

El carácter informal de la ceremonia alcanza también a las alianzas. Dado el simbolismo de las bodas de oro como renovación del amor, el renovar las alianzas es un acto de gran significado. Existen muchos tipos de alianzas que pueden usarse. Y, de nuevo, dado que no se trata de una ceremonia pautada, los cónyuges pueden optar por lo que más les guste. Eso sí, el material suele ser el oro, dado el simbolismo que este metal precioso posee en el contexto de la ceremonia.

Banquete familiar

Las bodas de oro suelen ser más íntimas que las bodas convencionales. Y, de nuevo, lo que importa es potenciar lo emotivo del evento. En este sentido, no es tan importante celebrar banquetes concurridos en lugares especialmente exclusivos. Bastará, simplemente, con que el banquete tenga lugar en una ubicación que tenga algún significado para los cónyuges.

Por ejemplo, es habitual que se celebre un banquete de bodas en el mismo restaurante donde se celebró el primero. Algo que no siempre es posible, porque no todos los restaurantes, al igual que un matrimonio, pueden preciarse de durar más de 50 años.

Otra opción es realizar el banquete en el lugar de origen de los cónyuges. Si no proceden de la misma localidad, siempre se puede escoger una que tenga un significado especial.

En el caso de que no sea posible realizarlo de estas dos maneras siempre se puede optar por celebrarlo en un restaurante que signifique algo especial para la familia. Bien porque sea el más frecuentado en las comidas familiares, bien porque haya albergado otra celebración especial.

Y si todo lo anterior no es posible, nada mejor que celebrarlo, sencillamente, en un ambiente familiar. Las bodas de oro se celebran con los familiares cercanos y allegados, por lo que celebrarlo en un entorno doméstico es siempre una gran opción.

Música

La música es un elemento importante, dado su poder evocador. ¿Y es que existe una mejor manera de celebrar un 50 aniversario de casados que con música de su juventud? En este punto, las posibilidades se multiplican. Desde las canciones que han jalonado la vida de los cónyuges, la canción que sonó aquel día que se conocieron, incluso “nuestra canción”… ¡Las opciones son enormes! Y el resultado va a ser siempre emotivo.

Viaje de novios

Con respecto al viaje de novios, tal vez no apetezcan las grandes lunas de miel a lugares exóticos que caracterizan a las primeras bodas. Incluso es posible que no sea necesario. Una escapada a un lugar cercano o a un alojamiento rural puede ser más que suficiente. Recordemos que el fundamento de las bodas de oro es dar un espacio para rememorar y celebrar lo que ya se ha consolidado. En este contexto, podría ser una buena idea volver al destino de la primera luna de miel.

Regalos para unas bodas de Oro para dar en el clavo

Para los regalos para bodas de oro, de nuevo, lo mejor es apostar por la flexibilidad. Se pueden realizar regalos más acorde con lo que dicta la tradición, aunque también el contribuir al presupuesto general. Incluso el organizar y regalar el viaje de novios.

Sin embargo, existe un espacio enorme para la creatividad. Porque, en muchas ocasiones, es mejor realizar un regalo con significado que no un presente que deslumbre por su valor económico. ¿Por qué no optar por regalar una foto de familia con un marco dorado? ¡O lo que se te ocurra!

La opción de hacer regalos que se refieran a la vida común y familiar fruto del enlace de más de 50 años que se celebra es siempre una alternativa ganadora. Así que siempre queda bien que los regalos hagan alusión a la familia. Por ejemplo, regalar un árbol genealógico, o un escudo de familia, o un cojín con las inscripciones de toda la familia.

Eso sí, conviene tener en cuenta que el hilo conductor estético de las bodas de oro es el color dorado. En este sentido, nunca viene mal que ese detalle cromático esté presente en los regalos.

Dedicatorias para unas Bodas de Oro

En la cuestión de las dedicatorias ocurre algo parecido que con los regalos. En cierto modo se celebra una unión, pero también se celebra lo que ese enlace ha traído. Es decir, la familia. Por tanto, las frases para bodas de oro siempre suelen hacer referencia a lo familiar. ¡La creatividad marca el límite!

Respecto a lo formal, que las dedicatorias tengan el color dorado preceptivo de las bodas de oro es siempre una gran idea. Y, como recurso gráfico, todo lo relacionado con el florecimiento y la vida que representa un proyecto familiar. Por ejemplo, un árbol, un jardín o una casa.

Ideas de decoración para el 50 aniversario

De nuevo, el límite lo pone la creatividad dado que no existe un protocolo estricto. Así, puede ser una gran idea decorar el lugar de la fiesta con las fotos antiguas y actuales de la pareja. Y también con imágenes en las que aparezca toda la familia. Algunas personas optan también por introducir elementos vintage que hagan referencia a la época en la que el enlace tuvo lugar.

Por supuesto, en la decoración el color dorado también es una apuesta segura. Se puede introducir, por ejemplo, en los globos, o incluso en los marcos de las fotos que también hagan las funciones de decoración. ¿Y por qué no atreverse con un photocall? Sin duda que será la oportunidad perfecta para hacer una emotiva foto de familia.

Te puede interesar:

Siguientes aniversarios

Bodas de Platino (65 años)
Bodas de Platino (65 años)
Bodas de Diamante (75 años)
Bodas de Diamante (75 años)