Boda Vintage: ideas y decoración

Bodas vintage

Si estás empezando a organizar tu boda y te gusta la idea de hacer una boda vintage, en este artículo te cuento todo lo que necesitas saber para que tu boda sea de película, elegante y sofisticada.

Hay muchos detalles que hay que tener en cuenta, pero te garantizo que si este es el estilo que te gusta y estáis de acuerdo ambos, la boda de estilo vintage, puede convertirse en una experiencia maravillosa para ti y para todos los invitados.

Porque el ambiente que se consigue crear es mágico y podréis transportaros a otra época, donde la dulzura y la libertad os envolverán por completo, a todos los que forméis parte de ese día.

¿Qué es una boda de estilo vintage?

Las bodas de estilo vintage se han puesto de moda en los últimos años. Se trata de ambientar el lugar y la vestimenta de los propios novios, con un estilo de estética  antigua, básicamente lo que se suele llamar “de época”. 

Con una decoración inspirada en la estética de los años 30 y 40 del pasado siglo XX, se caracteriza por un estilo romántico, suave, sensual y elegante, sobre todo con el vestido de novia.

Es importante que haya una historia, es decir no se trata solo de poner objetos antiguos sin ningún orden, sino que hay que hacer un plan, darle un sentido narrativo.

Incluso la tendencia más actual, es contar una historia personal, inspirarse en algún objeto personal que tenga mucho significado para ti o para tu pareja.

¿Qué se necesita para organizar una boda vintage?

Lo primero que debes saber, y que es un requisito primordial, es que el lugar donde se celebre el evento debe ser en la naturaleza. Es decir, que la ceremonia sea boda al aire libre, rodeados de árboles, pájaros y plantas. Y así estar sumergidos en ese sentimiento de “libertad” que supone lo vintage.

Además de la naturaleza, hay dos elementos fundamentales, que no pueden faltar en la decoración para bodas vintage, para crear este ambiente romántico el día de tu boda, como son : las flores y los objetos antiguos. (Más adelante te hablaré de ambos).

Pero además, hay un montón más de elementos que debes tener en cuenta.

Te doy algunas ideas.

Usar madera para la decoración

Este elemento es cálido y tiene una textura “antigua” cuando es madera envejecida. Por eso es ideal para decorar tu boda vintage.

Así, todas las mesas que uses deberían ser de madera envejecida, aunque también alguna mesa puede estar restaurada e incluso pintada en un tono pastel, para romper con la rutina visual.

También hay que buscar marcos de madera, y en ellos se pueden incluir fotos de personas que ya hayan fallecido y que sean importantes para ti o para tu pareja.

La vajilla de la época

El menaje es fundamental que sea antiguo, porque si ponemos uno moderno romperá totalmente la estética que estamos creando.

Por eso, tienes que buscar una auténtica vajilla vintage y si no la encuentras, encargarla a un artesano que la fabrique de manera manual.

Este detalle hará que tu boda cobre un alto valor elegante y seguro que los invitados valorarán mucho este gesto y disfrutarán comiendo sobre estos platos “del siglo pasado”.

Los vestidos vintage

Los vestidos para una boda vintage, tanto el de la novia, como el de la madrina y las invitadas, indiscutiblemente tienen que tener un aire romántico.

La novia tiene que ir con un vestido sencillo, con telas fluidas y encajes antiguos, que cubran su cuerpo de sensualidad, pero sobre todo que resalta la naturalidad. 

No es necesario que busques un vestido retro, ya que muchos diseñadores y modistos saben reproducir este estilo de manera espectacular. Así que puedes diseñar tu vestido perfecto para ti.

Recuerda que tampoco pueden faltar los bordados artesanales y la pedrería. 

Para el pelo, es buena idea dejarlo suelto, con ondas y un tocado de flores salvajes. También se puede hacer un moño bajo pero que esté bastante suelto, que no vaya apretado.

Y si tienes el pelo rizado, marcarte las preciosas ondas al agua, que siempre quedan maravillosas. 

También puedes añadir un tocado blanco, de gasa y rejilla que te cubra los ojos o que te llegue hasta la frente.

Las invitaciones

Siguiendo el plan de la boda, las invitaciones deben estar creadas “a modo antiguo”, es decir en papel que asemeje ser antiguo.

Incluso se podría simular un libro antiguo y decorado con flores en las esquinas. 

Por supuesto usando una tipografía que parezca que estén escritas con pluma.

Hay muchas tiendas especializadas que podrán ayudarte con esta misión sin problema, y te darán varias opciones para que elijas.

El photocall

Uno de los elementos más divertidos de cualquier boda es el photocall, ya que este utensilio crea un rincón para el juego, el disfraz, el postureo y las risas. 

Todos querrán hacerse fotos, los niños con los mayores, amigos con familiares y los novios con los abuelos. Hay mil posibilidades y millones de conjunciones de fotos diferentes.

Lo que sí es seguro, es que se creará uno de los momentos más divertidos en torno a este aparato. Por eso, no puede faltar uno en tu boda.

El photocall para bodas vintage sería ideal que estuviera construido en madera vieja. Que tenga un diseño retro y de época, pero ¡con la calidad de la fotografía actual!.

Con la apariencia de una cámara de los años cincuenta y que haga fotografías con estética antigua.

Cestas vintage

Las cestas para bodas vintage son un elemento de decoración perfecto para dar ese aire romántico y dulce que queremos conseguir.

Pueden llevarlas los pequeños pajes, o colocarlas por diferentes sitios del lugar de la ceremonia a modo de decoración.  

Normalmente son de mimbre, y ya quedan muy bonitas, pero si sois más creativos podéis hacerlas de madera y llenarlas de flores naturales. Y alternarlas con las de mimbre.

Decoración para bodas vintage

Debes tener en cuenta que los colores que deben abundar por todo el recinto del evento, son los tonos cálidos y tonos pastel junto con el tono madera. 

También recuerda usar objetos antiguos o que estén envejecidos, como máquinas de escribir, libros, jarrones o sillones de estilo chester, que sin duda pueden darle un toque muy sofisticado a tu boda y son un lugar perfecto para que se creen momento íntimos entre los invitados.

Además de los colores y los objetos antiguos, debes tener en cuenta  lo siguiente:

Flores

Las flores, como he comentado anteriormente, son las grandes protagonistas del día, bueno además de los novios, claro.

No pueden faltar por todos los rincones, en las mesas, en las cestas y en cualquier lugar que veas necesario.

Las flores simbolizan todo lo que el ambiente romántico y delicado de una boda vintage tiene que tener. Representan el amor, la sutileza, la delicadeza, los colores, la naturaleza. 

Las más representativas de este estilo, son:

Las flores rosas. Porque el color rosa representa a la perfección el color de la época que queremos evocar. Aportan dulzura.

Las flores silvestres. Flores frescas, de diferentes colores, que desprendan olor. Van a aportar a tu ceremonia un aire fresco y sensual.

Pero también puedes poner las flores que más te gusten a ti. No hay problema, porque lo más importante es que haya flores por todas partes.

Mesas dulces

Las mesas dulces para una boda vintage adornan mucho el ambiente y aportan más dulzura a la que ya tiene este tipo de bodas.

Puedes preparar una mesa de madera, y en este caso pintarla de algún color pastel como verde, azul o rosa y llenarla de dulces y gominolas para los más pequeños del evento.

Aunque seguro que alguno ya bien crecido también se acerca a saborear los placeres de esta golosa mesa.

Recuerda adornarla con jarrones con flores en las esquinas y marcos de madera con fotos de dulces animales.

Objetos antiguos

Puedes encontrar objetos familiares que tengan gran valor sentimental para ti y ponerlos en lugares importantes, como ya te comenté anteriormente, lo primordial es que se cuente una historia.

Pero si no tienes nada que te guste propio, no importa, porque hay fantásticas tiendas retro en las que vas a encontrar maravillas.

Gramolas, maletas antiguas, sombrillas para el sol, percheros, sombreros, libros, cuadros, relojes de bolsillo, y todo lo que puedas encontrar.

En definitiva una boda vintage bien creada puede escenificar un ambiente precioso, romántico, dulce y agradable. con ese sabor a antiguo, y esa calidez que nos aporta contemplar la belleza de los tiempos pasados.

Y es seguro que tanto los novios como los invitados pueden vivir un día inolvidable y cargado de magia, que aunque ya una boda lo supone, si se ambienta de esta manera la magia se multiplica y la multitud de sensaciones satisfactorias se amplía.

Así que si vas a celebrar así tu boda ¡felicidades!. No hay mejor día para el romanticismo que el día de tu boda. La dulzura y la elegancia están garantizadas.