Boda religiosa: Lo que necesitas saber para casarte por la Iglesia

boda religiosa por la Iglesia

Aunque hoy en día la boda religiosa es una opción más de las disponibles, sigue siendo una de las más recurridas y deseadas. A ello contribuye la fuerza histórica de la religión en nuestras sociedades, pero también la idea de hacer del matrimonio un sacramento.

Tampoco podemos obviar que es el formato de boda más tradicional. Y, en muchas ocasiones, la ceremonia matrimonial más exuberante e inolvidable. Si queréis casaros por la iglesia, en este artículo os brindamos toda la información que necesitaréis saber.

Guión para boda religiosa

Son varias las etapas de organización de una boda religiosa. Las podríamos dividir en dos grandes grupos: la parte burocrática y el momento de los preparativos. A continuación te mostramos punto por punto todo lo que deberás contemplar.

Trámites para casarse por la iglesia

Los trámites de carácter más burocrático son los primeros que hemos de abordar. Sobre todo porque determinarán la viabilidad de la boda que estamos planeando. Además, casarse por la iglesia también está sujeto a pautas muy concretas. Sobre todo las que se refieren a los documentos y a la necesidad de estar bautizado, así como de pasar por cursillos prematrimoniales son requerimientos esenciales con requisitos para casarse en España.

Pedir cita en la iglesia

Deberemos pedir cita para una entrevista con el párroco. Para ello necesitamos tener clara la parroquia donde queremos casarnos y la fecha del enlace nupcial. Para pedir cita bastará con abordar al párroco bien personalmente o bien a través de una llamada telefónica. Es el momento en el que concertaremos una entrevista con él.

En ella, el sacerdote hablará con los novios sobre la importancia del compromiso matrimonial desde una perspectiva católica (o protestante u ortodoxa, dependiendo de la confesión de la parroquia). También podrá realizar preguntas para confirmar que el enlace se producirá sin que haya sombra de coacción.

Cursillos prematrimoniales

Para casarse son imprescindibles la realización de cursillos prematrimoniales. En estos cursos, que pueden ser impartidos por el sacerdote pero también por laicos, se introducirá a la pareja en el significado del matrimonio cristiano. Cuestiones varias en las que se incluyen, entre otras cosas, el significado sacramental del matrimonio y la cuestión del matrimonio interconfesional.

Es interesante saber que estos cursillos pueden impartirse en una parroquia diferente a la que acogerá la celebración de la boda. Algo que puede ser bastante práctico en el caso de que la parroquia no haya sido elegida por la proximidad.

¿Qué hacer si uno de los cónyuges no está bautizado?

Una gran pregunta. Normalmente, es esencial que, para celebrar una boda cristiana, ambos cónyuges estén bautizados. Esto es especialmente relevante en una boda católica, la confesión cristiana para la que el matrimonio es un sacramento esencial. Sin embargo, la iglesia católica contempla casos especiales, en el que se podría autorizar una boda católica, a pesar de que no se cumplan todos los requisitos. Para ello está la figura de la dispensa de impedimento por disparidad de cultos. Si es nuestro caso, deberemos solicitarla en el obispado o arzobispado.

Documentos para tu boda religiosa

A pesar de que suele asociarse el papeleo y la burocracia a una boda civil, en las bodas religiosas también existen unos pasos algo burocráticos que es preciso seguir.

Expediente matrimonial

Todo matrimonio, aunque sea religioso, tiene su reflejo civil. Es por ello que antes de realizar cualquier paso deberemos obtener el expediente matrimonial. Para hacernos con él deberemos seguir estos pasos:

  • Pedir cita en el Registro Civil
  • Presentar la instancia rellenada por los dos cónyuges
  • Adjuntar el certificado literal de nacimiento, el certificado de empadronamiento (donde conste el domicilio de los dos años previos) y fotocopia del DNI.
  • Presentar los datos de los testigos

El día de la cita es preciso acudir con un testigo que dé fe de la información que den los contrayentes. El funcionario comprobará los datos y emitirá un certificado de idoneidad.

Si deseas saber mas sobre como solicitar el certificado de matrimonio.

Acta de Bautizo

Es un documento fundamental, dado que acredita que hemos sido bautizados. La posesión de este documento, como hemos podido ver anteriormente, es fundamental para que la boda religiosa pueda producirse.

Para obtenerlo bastará con dirigirnos a la parroquia donde fuimos bautizados. Necesitarás aportar tu nombre, apellidos y el año en el que fuiste bautizado. El trámite es, habitualmente, gratuito, aunque podrían existir costes de gestión. Por lo general, muy económicos. La tramitación no es inmediata y podría suceder que lo recibieras por correo. Asimismo, si no puedes desplazarte personalmente a la parroquia puedes enviar a un familiar con su debida autorización. Algo, por cierto, de lo que has de avisar a la parroquia.

DNI de los novios y de los testigos

Simplemente, se tratará de adjuntar el documento de identidad tanto de los cónyuges como de los testigos de la boda.

Certificado de atención pastoral prematrimonial

Este certificado ha de ser adjuntado con el expediente matrimonial. Consiste, simplemente, en el documento acreditativo de que el cursillo prematrimonial se ha realizado.

Los preparativos de una boda por la Iglesia

Una vez superada la fase burocrática, llega el momento más emocionante. El de organizar la boda religiosa. Deberemos planearlo todo bien. Eso sí, conviene recordar que, en el caso de las bodas religiosas, no siempre existe tanta flexibilidad. Por ejemplo, a la hora de determinar los trajes o el vestido de novia. O a la hora de seleccionar la música.

Las bodas religiosas cuentan con un protocolo y decoro más estrictos, por lo que siempre es aconsejable consultar con el párroco las cuestiones que tengan algún contacto con el espacio del templo. En estos casos, todo dependerá del sacerdote y de la relación que se tenga con él. Habitualmente, no suelen aparecer problemas a menos que el sacerdote considerara que algunos puntos propuestos por los novios supongan una falta de decoro.

Los Padrinos y los Testigos

Los padrinos cumplen un rol importante en una boda. Aunque, curiosamente, la Iglesia Católica no establece que sean indispensables (como sí ocurre con otros sacramentos como la confirmación o el bautismo). Sí lo son los testigos, dando que han de dar fe del matrimonio.

Habitualmente, el padrino es el padre de la novia y la madrina la madre del novio. En cuanto a los testigos, suelen ser 2 por parte del novio y 2 por parte de la novia. Es importante tener en cuenta que el rol de los padrinos no se atiene únicamente a la celebración de la boda. También pueden contribuir en su organización. De hecho, muy a menudo suele haber un reparto de roles. Así, por ejemplo, la madrina suele encargarse de tareas como las flores o las invitaciones.

Elegir la iglesia

La elección de la iglesia es un punto importante. Sobre todo porque ello determinará el párroco con el que deberemos realizar la entrevista y aportar los documentos. Habitualmente estos son los criterios que determinan la elección de una iglesia u otra:

  • La proximidad del templo: Para aquellos cónyuges cuyo criterio es acudir a una parroquia cercana. O ahorrar en costes de transporte de invitados.
  • El boato de la boda: Dependiendo del tipo de boda, los contrayentes suelen escoger una iglesia más importante, o más lujosa, o menos. Por ejemplo, un bodorrio puede tener lugar en la Catedral de la localidad (si la hay). Si, en cambio, se busca una boda íntima una pequeña iglesia puede ser una gran opción.
  • El significado de la iglesia: Se puede elegir la iglesia por sus significado. Por ejemplo, por ser la parroquia de la localidad de nacimiento de uno o los dos contrayentes. O por haber albergado la boda de los padres de alguno de los contrayentes (o los dos).
  • La advocación de la iglesia: En el caso de que alguno de los novios (o los dos) profesen una especial veneración por un santo o santa, la advocación de la iglesia puede ser relevante. Por ejemplo, si se profesa un fuerte culto mariano, siempre es adecuado elegir una iglesia consagrada a la virgen María.

Las invitaciones

Una boda por la iglesia acostumbra a ser el formato de matrimonio más formal. Por tanto, conviene que las invitaciones cumplan ciertas pautas de elegancia y sobriedad. A diferencia de otras bodas más modernas, donde la originalidad y el humor están permitidos, en una boda religiosa conviene más cumplir con el protocolo.

El vestido de la novia

En este punto, la boda religiosa también establece ciertas pautas. El vestido de la novia más habitual en esta modalidad de matrimonio es el de color blanco. Asimismo, no se recomienda que sean vestidos muy escotados. Si, en cambio, estás pensando en un vestido de novia con velo, es totalmente viable. En este punto, hemos de considerar que la boda es un acto religioso (de hecho suele funcionar también como misa), por lo que el decoro cristiano es, en este punto, esencial. Por tanto, lo mismo hemos de considerar a la hora de escoger los trajes, que también han de ir guiados por una idea de sobriedad.

Música para boda religiosa

Una de las cuestiones que conviene consensuar con el párroco. Por lo general, no habrá ningún problema. Especialmente si optamos por algo tradicional, como la típica marcha nupcial de Mendelssohn o Wagner. Ahora bien, si optamos por hacer sonar Imagine, por ejemplo, lo más aconsejable es que lo hagáis saber con antelación al párroco para contar con su aprobación.

¿Cuánto dinero hay que dar al sacerdote?

Una pregunta recurrente. Y es que en ocasiones es difícil determinar cuál es la cantidad que se considera apropiada. Una opción es preguntar directamente al sacerdote, aunque muy probablemente nos diga que “la voluntad”. Si nos encontramos con esta situación, lo mejor es calcular la aportación según la estimación que hagamos de los costes fijos que la parroquia asume para la celebración de la boda. Por ejemplo, la luz o la limpieza. A ello se le puede sumar una cantidad simbólica en signo de agradecimiento al sacerdote.

Lecturas ideales para una boda religiosa

Las lecturas pueden ser originales aunque conviene que estén consensuadas con el párroco. Éstas, naturalmente, deberán contar con cierta inspiración religiosa. Mientras se cumpla este requisito, y el párroco lo apruebe, todo tipo de lectura puede ser adecuada.

Sin embargo, siempre tenemos a nuestra disposición textos religiosos que hayan abordado la cuestión del matrimonio. En este sentido, los parlamentos de Cristo sobre la condición indisoluble del matrimonio. O el episodio del Nuevo Testamento sobre las Bodas de Canaán. Incluso se puede recurrir a homilías y sermones referentes al matrimonio que hayan sido escritos o pronunciados por santos o Padres de la Iglesia.

Los proveedores

Una boda religiosa es el formato de boda que se presta al boato y a la exuberancia. Es por ello que, muy a menudo, requiere de proveedores específicos. Los más habituales son, sin duda, los que suministran las flores que van a decorar la iglesia. También suele ser habitual recurrir a empresas de transportes. Sobre todo si la iglesia donde se va a celebrar la boda está ubicada en un lugar alejado del lugar de residencia de los novios y de los invitados.