Siete reglas de oro para vivir en pareja

vivir en pareja

Decidirse a vivir en pareja es todo un salto en cualquier relación, la convivencia con otra persona no es fácil, pero si habéis decidido vivir juntos te damos una serie de consejos en las bases de una vida compartida plena: lo emocional y lo económico.

Ten en cuenta que las cosas al principio pueden ir como la seda, pero que asentar unas bases os permitirán hacer planes de futuro sobre una base sólida en la que ambos os sintáis cómodos.

Siete reglas de oro para vivir en pareja

7 reglas de oro para vivir en pareja

Cómo vivir en pareja y no morir en el intento es todo un Arte que tiene sus recovecos. Cada pareja es diferente y cada persona es un mundo, pero al final, hacer tu tu hogar un templo a la convivencia dependerá mucho del mindset con el que afrontéis esta nueva etapa.

Más allá de darte una serie de consejos prácticos, aquí tienes siete reglas de oro para vivir en pareja:

#1 Respeto

derechos de vivir en pareja sin estar casados en España

La convivencia se basa en encontrar zonas comunes, espacios en los que los dos sois uno.

Sin embargo, para que esto funcione es necesario que el cemento que une estos espacios sea un profundo respeto hacia el otro y su espacio, sus manías y sus necesidades.

Ponerse en el lugar del otro, entender lo que quiere y lo que necesita y pensar en los dos como en un todo es la base de una buena relación y sobre todo es fundamental para establecer unas normas invisibles en las que confiar el buen funcionamiento de los espacios compartidos.

Que respetes a tu pareja y que tu pareja te respete a ti, es empezar vuestra nueva vida juntos de la mejor manera.

#2 Compartir gastos comunes

vivir en pareja gastos

No todo va a ser una mera cuestión sentimental y emotiva, vivir en pareja supone asumir el reparto de gastos, la parte económica es tan importante como la de las emociones.

¿Quién paga Netflix o quién domicilia la factura del gas?

Te puede parece que hablar de dinero de forma tan directa le quita el romanticismo, pero si hay confianza, una buena planificación financiera debe ser una de las bases que asentar cuanto antes.

Para empezar podéis establecer lo que pagará cada una de las partes, pero cuanto antes penséis en abrir una cuenta conjunta para los gastos comunes mejor.

La hipoteca o el alquiler, la compra, los gastos como la luz, Internet etc son cosas que deben entrar dentro del presupuesto compartido, y cada uno de los miembros de la pareja hará un aporte mensual a la cuenta que tenéis ambos.

Esta es la forma más sencilla de gestionar cada gasto común y de que el dinero no sea un problema a la hora de decidir vivir juntos.

#3 Independencia

puede vivir mi pareja en mi piso de alquiler

Mantener la independencia es fundamental, el novio o la novia deben ser capaces de respetar el espacio del otro, del mismo modo que exigirán que se respete el suyo.

Ser una pareja no quiere decir que tengáis que hacer todo juntos, de hecho, es sano que cada uno tenga sus costumbres y rutinas únicas, del mismo modo que tendréis las costumbres en común.

Ir al gimnasio, salir con amigos o amigas, hacer cosas diferentes los fines de semana, tomar una cerveza después del trabajo o salir a pasear por su cuenta son actividades sencillas que mantienen esa independencia.

Si hay algo que te gusta mucho hacer y que tu pareja no soporta, no dejes de hacerlo. Podéis llegar a acuerdos en los que cada cierto tiempo cada uno se va a hacer aquello que le gusta sin tener que torturar a su pareja al acompañarle.

Ahora las parejas actuales suelen tener estas cosas más claras, pero es cierto que hace unos años no se concebía que la novia saliera con sus amigas y el novio con sus amigos. Podéis hacer una lista de cosas que hacer en común (por ejemplo ir a cenar o al cine) y cosas que sólo gustan a uno de los dos y dedicaros de vez en cuando un día para vosotros solos. No pasa nada, es totalmente normal, evitas el desgaste y mantienes sana la relación.

#4 Comunicación

vivir en casa de tu pareja gastos

Asertividad y empatía, las claves de una comunicación sana y que te va a ahorrar más de una bronca con tu pareja.

Hay muchos artículos relacionados de mayor o menor calidad sobre este tema a lo largo y ancho de Internet, como resumen aquí tienes 5 tips que deberías esforzarte en cumplir y 5 cosas que deberías evitar hacer al comunicarte con tu pareja:

Lo que SÍ

  1. Asertividad: la asertividad es la forma de comunicarte con otra persona de forma que tu opinión sea respetuosa, honesta y clara.
  2. Autocontrol: evita el conflicto y nunca pierdas los papeles. Las faltas de respeto no deberían estar presentes en una relación sana.
  3. Humildad: recapacita y analiza tu comportamiento y tus errores, admite cuando estabas equivocado y no trates de quedar siempre por encima.
  4. Interés: puede que a veces tu pareja te esté contando algo que no te interesa en absoluto, no mostrar interés es una falta de respeto, así que esfuérzate por escuchar y ser un apoyo, la escucha activa se percibe y se agradece.
  5. Pensar en equipo: nada de discutir por tener la razón, si tenéis un proyecto de vida en común, lo que debéis buscar es el bien para ambos, así que no conviertas todo en una lucha de poder.

Lo que NO

  1. Imponer: piensa en equipo y sé humilde, no trates de tener razón o de imponer tu punto de vista, escucha de forma activa y comprende otros puntos de vista.
  2. Quejarse: otro esfuerzo inútil es tratar de quejarse por todo, no es la mejor forma de comunicar cuando estás en desacuerdo o no estás a gusto con algo, una queja no es comunicación.
  3. Tratar de cambiar a la otra persona: todos somos una escala de grises, cosas buenas y cosas malas. Puedes tratar de hacer ver a la otra persona en qué se equivoca, pero tratar de manipular y cambiar a alguien no es sano.
  4. Perder el respeto: es una de las líneas rojas que nunca deberías cruzar. Discutir es normal, no estar de acuerdo en todo también, somos humanos. Pero jamás deberías perder el respeto o insultar a tu pareja.
  5. No mostrar interés: si no te interesa algo pero a tu pareja sí, cuando te hable de ello escucha de forma activa, pon interés, la otra persona se sentirá respaldada y satisfecha. La actitud y la forma en la que escuchas es muy importante, así que jamás deberías desconectar y pensar en otra cosa cuando tu novio o tu novia te estén hablando de un problema o cualquier otro tipo de asunto.

#5 Equilibrio

cómo vivir en pareja y no morir en el intento

Perder y ganar. A veces tendrás que ceder tú, a veces le tocará a la otra persona.

“En el punto medio está la virtud” decía Aristóteles, establecer la búsqueda del equilibrio como un hábito en vuestra relación os llevará a una convivencia mucho más plena.

En casos prácticos, aplicar esto puede resultar complicado, pero si asimilamos la búsqueda de equilibrio y lo tenemos presente, deberíamos poder encontrarlo en todos los aspectos de la relación.

Porque compartir una vida juntos no trata sólo de mudarse a una casa y tener cuentas y gastos compartidos, se trata de aprender a vivir en pareja.

Todo en su perfecto equilibrio, el reparto de tareas domésticas, las actividades de ocio, el tiempo que se pasa en solitario y en pareja, el reparto de visitas a familiares, amigos etc… Aplicar la distribución correcta conlleva a encontrar el equilibrio necesario para que todo fluya.

#6 Construir

vivir en pareja por primera vez

Muy ligado al punto anterior, debes adquirir una mentalidad constructiva.

Irte a vivir con tu pareja es sólo el primer paso de una relación que se asienta, así que vivir juntos va mucho más allá de compartir casa o gastos comunes, es construir un hogar del que ambas partes sois partícipes.

Cuando hablamos de construir, nos referimos a la forma de enfocar correctamente desde el más mínimo detalle a los aspectos que a priori, pueden parece más relevantes:

  • En aspectos como la decoración, los muebles o la distribución de la casa.
  • En las rutinas y las costumbres nuevas que vais a adquirir como pareja.
  • En aprender a gestionar los recursos y los gastos como el agua, la luz o cualquier otro tipo de situación como hacer planes para un viaje y preparar un presupuesto común.
  • La confianza suficiente como para encontrar en vuestro hogar un espacio seguro en que sentiros vosotros mismos.
  • El ahorro de dinero para tener una economía doméstica sana y poder realizar planes de futuro juntos (una hipoteca, tener hijos o comprar un coche…)

#7 Todo tiene su momento

vivir juntos en pareja

Irte a vivir con tu pareja puede ser un acierto o no dependiendo del momento que elijáis para hacerlo.

Si os precipitáis, los problemas de la convivencia que genera no conocerse bien aflorarán enseguida.

Si vuestra relación es reciente, pero ya ha surgido la posibilidad de mudaros juntos, podéis hacer una serie de pruebas para ver si os encontráis cómodos compartiendo espacio tanto tiempo.

Así que, antes de dar el paso, debéis poner a prueba vuestra capacidad de convivir juntos muchas horas, pasar por las diferentes fases de compartir un espacio de tiempo os dará una visión muy real de lo que será la vida juntos.

La mejor forma de saber si podéis convivir sin problema es hacer algunas pruebas, y para ello lo ideal es un viaje, por ejemplo alquilar una casa en la playa unos días o compartir una cabaña en la montaña durante las vacaciones.

Si por el contrario, vuestra convivencia es buena y tenéis una relación que ya se prolonga durante en el tiempo, incluso habéis compartido espacio en viajes y escapadas, la situación es diferente.

Tan sólo tenéis que poneros de acuerdo en una serie de aspectos como las tareas de la casa o la gestión de la economía y los gastos comunes.

Cuando tengáis claro esto, dar el paso de compartir piso será mucho más sencillo.

Como en todo, la mejor forma de saber algo es probarlo, así que no le tengáis tanto miedo, que las realidades de vida en pareja se van aprendiendo sobre la marcha, y la convivencia es una de ellas.

Derechos de vivir en pareja sin estar casados en España

Para formalizar vuestra unión sin tener que organizar una boda es posible. No es lo mismo que casarse, ya que no vais a tener el certificado de matrimonio, pero hay un marco legal que ampara la unión de dos personas: las parejas de hecho.

Registrarte como pareja de hecho es sencillo, necesitas dos testigos y una serie de documentos (libro de familia, DNI, solicitud de Inscripción en el Registro de Uniones de Hecho y empadronamiento de uno de los miembros de la pareja en la Comunidad Autónoma donde se vaya a realizar el trámite)

Derechos que obtienes como pareja de hecho

  • Obligaciones y derechos con respecto a hijos naturales o adoptivos (custodia, alimentos, régimen de visitas, etc).
  • Asistencia sanitaria.
  • Permisos por maternidad o paternidad.
  • Ayudas y subvenciones.

Derechos que no tiene una pareja de hecho.

  • Beneficios fiscales sobre la renta conjunta.
  • Derecho a pensión de viudedad.
  • Permiso laboral por matrimonio.
  • Derecho a herencia.
  • Subrogación de contratos de alquiler.

¿Puede vivir mi pareja en mi piso de alquiler?

Sí, puede vivir tu pareja en tu piso de alquiler, pero debes avisar a tu casero.

Hay ciertos derechos sobre el alquiler que como pareja de hecho no tienes:

  • En caso de fallecimiento del arrendatario, la Ley de Arrendamientos Urbanos sólo ampara la sustitución de la pareja como arrendatario en caso de matrimonio.
  • La deducción autonómica por alquiler sólo puede solicitarla el arrendatario.

Vivir en casa de tu pareja conlleva una serie de gastos comunes que debéis repartir, aunque el pago de la cuota de arrendamiento lo haga el miembros de la pareja que sea el arrendatario (quién tiene el contrato de alquiler) podéis compartir el gasto en una cuenta conjunta.

Preguntas frecuentes

¿Cómo se debe vivir en pareja?

Las siete reglas de oro para vivir en pareja que te explicamos aquí son:

  • Respeto
  • Compartir gastos
  • Independencia
  • Comunicación
  • Equilibrio
  • Construir
  • Todo tiene su momento

¿Qué es lo más difícil de vivir en pareja?

Vivir en pareja es el resultado de dos vidas que pasan a formar una sola. Entender que hay ciertos aspectos que serán diferentes o nuevos, es la parte clave de todo.

Asentar unas bases centradas en el respeto y la comunicación, harán que todo fluya.

Del mismo modo, la parte de las finanzas será diferente, ya que habrá gastos comunes.

Definir la gestión emocional y económica de una nueva vida juntos es la clave para que la convivencia transcurra de un modo óptimo.

De lo contrario, temas como el dinero, los gastos, o las costumbres de cada uno son una fuente enorme de generar conflictos.

¿Cuándo es recomendable irse a vivir con tu pareja?

Vivir en pareja por primera vez no tiene una fecha definida. No por irte a vivir en pareja antes o después va a funcionar mejor la cosa.

Es cierto que lo ideal, antes de que os vayáis a vivir juntos es que hagáis pequeñas pruebas, como pueden ser pequeñas escapadas en vacaciones.

Alquilar un pequeño apartamento en la playa y pasar allí un par de semanas es una toma de contacto con la realidad de la vida en pareja: obligaciones, gastos comunes, espacios compartidos…

Si todo funciona, podéis plantearos el siguiente paso.

Y si no, tampoco hay que preocuparse, ya que la convivencia se aprende a base de prueba y error, no penséis que si sale mal a la primera no hay posibilidad de vivir juntos. Tan sólo os falta conoceros más y compartir algo más de tiempo juntos en situaciones fuera de las habituales.

¿Cuál es el significado de vivir en pareja?

Vivir en pareja es uno de los pasos que llegan antes o después en toda relación. La prueba de fuego, y todo un reto que sacará lo mejor y lo peor de vosotros como pareja.

Enfocar todos y cada uno de los aspectos personales y emocionales de cada uno de los miembros de la pareja y ponerlos en común es una parte fundamental.

Dejar de lado la parte económica es un error que debes evitar. Del mismo modo que hay que tener en cuenta las emociones, la parte de las finanzas es igual de importante (ahorro, ingresos, qué tiene que pagar cada uno, cuentas compartidas, qué aportes se hacen cada mes…)

¿Cómo llevar los gastos de la casa en pareja?

Hay cuatro claves a la hora de llevar gastos comunes en pareja:

  1. Abrir una cuenta conjunta y realizando aportes para compartir gastos.
  2. Establecer qué gastos son compartidos (alquiler, Internet, gasolina…)
  3. Definir qué cantidad de dinero aporta cada uno.
  4. Determinar quién es el responsable de cada cosa.

¿Cómo demostrar que somos pareja sin estar casados?

La mejor forma de demostrar que sois pareja sin estar casados es formalizando vuestra unión como pareja de hecho.

Es un trámite sencillo que reconoce exactamente eso, vuestra unión de forma oficial y legal y que además os otorga una serie de ventajas y derechos como pareja.