Matrimonio Gay: consejos para una boda gay perfecta

Boda gay

Tras años de relación, llega ese momento de unir vuestras vidas en matrimonio. Las parejas del mismo sexo pueden casarse en España desde hace más de 15 años y, por tanto, se enfrentan ya a los retos, a veces divertidos y otras estresantes, de organizar una boda gay.

Si te casas próximamente, sigue leyendo porque te traemos todas las claves para que organices la boda de tus sueños sin morir en el intento.

Sobre el matrimonio Gay en España

El matrimonio gay es una realidad en España desde el año 2005. Fue el 3 de julio cuando el matrimonio entre personas del mismo sexo se aprobó en nuestro país, situando a España como el tercero del mundo en hacerlo tras Países Bajos y Bélgica. Con esta ley, los derechos de los homosexuales avanzaron a pasos agigantados, situándonos a la cabeza en derechos sociales a nivel europeo.

La última cifra oficial conocida, hasta el año 2022, nos habla de que en España se han celebrado más de 49.000 bodas entre personas del mismo sexo, 28.174 entre hombres, y 20.979 entre mujeres.

El matrimonio homosexual ha abierto las puertas a que miles de parejas den un paso más en su compromiso, y nosotros no podemos más que unirnos en la celebración del amor.

Cómo celebrar una boda Gay perfecta

La boda gay perfecta será aquella que cumpla todas vuestras ilusiones, pero como seguro que podéis sentiros algo abrumados en la organización, te damos esta pequeña guía para ayudarte en estos emocionantes preparativos, no sin antes decirte que, si lo necesitas, no debéis dudar en contratar un servicio de wedding planner que se encargue de todo.

Saber más sobre una boda ibicenca o también una boda medieval.

Protocolo de entrada

No existe un protocolo oficial a la hora de organizar una boda homosexual. Por lo tanto, en este aspecto, sois libres de adaptar aquellas tradiciones y costumbres de las bodas a las que hayáis asistido y que os gustaría para la vuestra, adaptadas siempre a vuestros gustos, vuestra historia de amor, y guiados siempre por lo que os dicte el corazón. Al no haber un protocolo definido, sois libres de introducir cualquier innovación con la que os sintáis cómodos y penséis que encaja a la perfección con la celebración.

Dicho esto, hay parejas que optan por entrar juntas de la mano, otras, más tradicionales, siguen la costumbre de entrar acompañados por su madrina o padrino, y otras se atreven incluso a hacerlo bailando o montando algún show acompañado de una canción especial para la pareja. Hablando de madrinas y padrinos, pueden ser los padres, hermanos, amigos especiales… De nuevo, al no haber protocolos, la libertad es absoluta.

Que no haya una norma es, en realidad, una gran ventaja, porque vosotros vais a decidir cómo queréis que sea vuestra boda perfecta y elegir, por ejemplo, si queréis llevar alianza, si os vais a entregar anillos o si queréis que haya, o no, un gran baile nupcial.

El look

De nuevo, la libertad es la gran protagonista del look de toda boda entre hombres o entre mujeres. Y, como en toda boda, suele ser un momento muy especial que va desde la elección del look hasta su puesta de largo final.

Las parejas más tradicionales optan por trajes clásicos: vestidos blancos para ellos, trajes oscuros para ellos… pero en las bodas lgbt hemos visto looks de todos los colores y estilos que reflejan fielmente la personalidad de los contrayentes.

Hablando de looks, si vais a sugerir o imponer algún dresscode a vuestros invitados, no olvidéis incluirlo en las invitaciones para que lo sepan: ¿Se trata de una boda en la playa que requiere ir de blanco? ¿O una boda temática llena de color?

Las invitaciones

Las bodas gays, como todas, deben tener en cuenta que los invitados deben recibir una invitación. No sólo es algo formal para que se sepan invitados, sino también suele ser un elemento que incluya toda la información de utilidad: fecha y hora de la celebración, lugar donde se realizará, dress code, teléfonos o mails para confirmar y, cada vez más habitual, el número de cuenta para que, el que lo desee, tenga más sencillo haceros un regalo económico.

En los últimos tiempos es habitual la creación de una página web que, en forma de blog, recopila toda la información y ayuda a los invitados a estar al día de detalles tan importantes como, en el caso de ser de otra ciudad, saber dónde alojarse.

Previo a las invitaciones, unos meses antes, también es habitual mandar un “Save the Date”, una pequeña invitación sin mucho detalle que, al menos, avisa a los invitados con mucho tiempo de que el gran evento se va a producir en una fecha determinada. Es el paso previo para que, meses después, reciban la invitación oficial con todos los detalles.

La Ceremonia

No hay boda sin ceremonia. O sí… como siempre, tú decides. Lo más habitual es que todas las parejas celebren una ceremonia, por mínima que sea. Algunas se limitan a un acto breve en el que comparten unas palabras simbólicas, la entrega de anillos y un beso, y otras hacen una ceremonia algo más larga que incluya tradiciones más arraigadas, como el momento en el que familiares y amigos dedican unas palabras a la pareja.

En este momento podréis incluir tanta simbología como queráis: Entrega de anillos, intercambio de arras, lectura de votos…

A la hora de organizar la ceremonia deberéis decidir aspectos importantes que os desglosamos a continuación:

  • ¿Os sentaréis frente a los invitados o de espaldas?
  • ¿Os acompañarán en el altar nupcial vuestros padrinos o madrinas o esperarán sentados en un lugar privilegiado?
  • ¿Los invitados estarán sentados o de pie? Y, en el caso de que estén sentados… ¿Hay sillas para todos o sólo para unos pocos?
  • ¿Sonará música durante la ceremonia? ¿Habrá un coro o cantante? ¿Qué canciones marcarán los momentos especiales?
  • ¿Habrá momento arroz? Quien dice arroz dice pétalos de flores, algo que también va ganando adeptos.

Decoración

Flores, pétalos, tules, bombillas… la decoración es un aspecto muy importante que debe ser cuidado en todas las bodas, y en las homosexuales también.

Dependiendo del espacio en el que celebréis la boda, deberéis pensar en una o varias decoraciones: para la zona de la ceremonia, para la zona del cóctel, el salón del banquete e incluso la zona del baile. Lo normal es que haya uniformidad entre todas las zonas, y que el mismo color o estilo de flores, si habéis elegido una decoración florar, se repita en todos los espacios.

El fotógrafo

Como en cualquier boda, elegir a un buen fotógrafo es súper importante. Debéis decidir si queréis sólo foto, o también vídeo. No son pocas las parejas que optan por no tener vídeo porque, siendo honestos, casi nadie vuelve a ver el vídeo de su boda. Sea como sea, aseguraos de tener un buen profesional y transmitirle vuestra idea de fotos. Muchos de ellos suelen incluir una sesión de fotos previa que tiene como objetivo, principalmente, conoceros y ayudaros a relajaros ante su presencia para que el día de la boda todo vaya más relajado en cuanto a los momentos fotográficos.

Los muñecos para la tarta

Si hay un símbolo que no suele faltar en todas las bodas, ese es el de los muñecos encima de la tarta. Aunque no siempre ha sido fácil encontrarlos, cada vez son más las tiendas que ya incluyen personas del mismo sexo en sus muñecos. Y si no es así, siempre podéis encargarlos totalmente personalizados con vuestro look y apariencia.

Ideas de regalos

Los regalos que se llevan los invitados de cada boda marcan la diferencia y el recuerdo que ellos se lleven del evento. El mercado ha evolucionado muchisimo y, además de seguir encontrando las socorridas figurita de toda clase y forma, las botellitas de vino o los cigarros y puros, ya hay nuevas opciones adaptadas a todo tipo de bodas.

Es muy habitual que los novios, o novias, preparan ellos mismos sus regalos, en un DIY que asegura regalos originales y artesanales.

¿Cuál fue la primera boda gay en España?

Por cierto, a modo de curiosidad… ¿Sabías que la primera boda gay de España se celebró el 8 de junio de 1901 en La Coruña?. En aquel entonces, claro, este enlace no era legal, pero eso no impidió que dos mujeres, Marcela Gracia Ibeas y Elisa Sánchez Loriga, se casaran, fingiendo, eso sí, que Elisa era un hombre.

Si nos ceñimos estrictamente a la legislación del año 2005, la primera boda gay 100% legal y real fue la celebrada el 11 de julio de 2005 en el Ayuntamiento de Tres Cantos, Madrid, en donde se casó la pareja formada por Emilio Menéndez y Carlos Baturín tras 30 años de noviazgo.

En la boda de Emilio y Carlos hubo más periodistas que invitados, y es que fue un acontecimiento histórico, no sólo para ellos, sino para la sociedad española.

Tras ellos, han llegado muchas parejas más y ahora es el turno de que escribáis un nuevo capítulo en vuestra propia historia: vuestra boda. Esperamos que esta guía os ayude a aclarar ideas para llegar al día más importante de vuestra vidas.